La pasión por seguir aprendiendo lo llevó muy lejos
25/09/2019

La pasión por seguir aprendiendo lo llevó muy lejos

Lester Alexander Ayala Ramos tiene 17 años en la rama automotriz. Desde pequeño tuvo la curiosidad para ver cómo funcionaban sus carritos a control remoto y aprendió a armarlos, desarmarlos y hasta hacerle modificaciones al motor eléctrico para crear sus propios carros y helicópteros.

 

Su vida cambió a los 12 años cuando perdió a su madre, pero no permitió que eso lo detuviera de continuar aprendiendo, enfocándose en la rama automotriz en el taller de un amigo. Lester cuenta que al principio solo se ocupaba de la limpieza y el orden del taller, pero mientras fue demostrando más interés, le fueron enseñando más y más aspectos de su profesión.

 

 

“Al principio fue duro, uno le avisa a los clientes que has puesto tu propio negocio pero pasamos meses sin hacer mucho, aun así, siempre llegaba algo que nos sostenía y nos motivaba para seguir adelante”

 

A sus 22 años, Lester decidió abrir su propio taller, encontrando ciertas dificultades para encontrar clientes, pero él dice que los pocos clientes que tenía lo motivaban a seguir adelante. Con tiempo y esfuerzo fue creciendo su taller hasta que logró armar una cartera de clientes sólida y con ello, llegó una buena demanda de sus servicios.

 

El taller de Lester se especializa en electrónica automotriz, pero no pierde la oportunidad de inscribirse a todas las capacitaciones de Econoparts, lo que le ha dado acceso a otras áreas, además de una amplia gama de repuestos que le permiten cubrir una variedad de problemas mecánicos.

 

 

“Lo que más me apasiona es poder resolver esos problemas en los que otros han encontrado dificultad y aprender todos los días, hay que actualizarse, capacitarse y apegarse a las nuevas tecnologías”

A Lester lo que más le gusta de su día a día es aplicar sus conocimientos avanzados para encontrar las soluciones a los problemas de sus clientes, sobre todo cuando no muchos otros mecánicos pueden resolverlos.

Lo que motiva a Lester a continuar en su carrera en mecánica automotriz es su pasión por seguir aprendiendo todos los días y conocer las nuevas tecnologías que se van implementando en los modelos más nuevos.

“Lo más importante es  la confianza, cuando un cliente te recomienda, eso es porque sabe que sos un trabajador honesto y que tenés la capacidad de resolver muchos problemas.”

Hoy en día, el taller lo manejan siete personas, con Lester a la cabeza. Esas siete personas lo han acompañado desde sus tiempos en Garita Palmera, cuando todos ellos comenzaron como aprendices en el mismo taller. Con el tiempo, pasaron de ser colegas a amigos, y de amigos a socios. Luego de tantos años en el rubro, Lester considera que llegó el momento de crecer más su negocio y sabe que, a pesar de ser una proyección a futuro, con mucho esfuerzo y trabajo, podrá lograr su meta.